Postulan a actriz Shenda Román al Premio Nacional 2021

Sidarte destacó que la artista “marcó una ruta que desea preservar y valorar”.

Santiago. 18/06/2021. El Sindicato Interempresa de Actores, Actrices, Trabajadores y Trabajadoras de Artes Teatrales de Chile (Sidarte), postuló a la destacada actriz, Shenda Román, al Premio Nacional de Artes de la Representación y Audiovisuales 2021.

Para el Sindicato, “el valor de Shenda es que era una adelantada, siendo una mujer del siglo pasado que nació en una provincia lejana a Santiago, con mucha dedicación, trabajo y esfuerzo resultó ser la musa inspiradora del nuevo cine chileno, en los años sesenta, protagonizando dos de sus más icónicas películas Los Tres Tristes Tigres de Raúl Ruiz y de y El Chacal de Nahueltoro, de Miguel Littín”.

Se dijo que “Shenda marcó una ruta que desea preservar y valorar, es una mujer de esfuerzo que trabajó como locutora radial antes de estudiar teatro en la Universidad de Chile y luego ya inmersa en el circuito cultural llegó a formar parte de prestigiosos elencos teatrales en su casa de estudios y en el Teatro de Concepción”.

En 1974 partió al exilio ante la persecución desatada en Chile por los militares “y deja vacío un sitial que aún le corresponde y que Sidarte busca restituir promoviendo su candidatura a la premiación, a modo de homenaje por su vida, su carrera y enseñanza”.

Desde Sidarte se informó: “Para mayores detalles de la forma en que se puede apoyar esta candidatura el Sindicato invita a visitar sus redes sociales y el sitio electrónico de la Organización, donde se habilitará in formulario para que las personas puedan adherir a esta postulación”.

Sitio Web: www.sidarte.cl , Facebook: @Sidarte, Sindicato de Actores y Actrices de Chile, Instagram: @sidartesindicato, Twitter: @sidarte_chile.

La postulación

Como Sindicato de Actores, Actrices, Trabajadores y Trabajadoras de Artes Teatrales de Chile (SIDARTE) apoyamos la postulación al Premio Nacional de Artes de la Representación y Audiovisuales 2021, a la destacada actriz nacional Shenda Román, quien ha sido protagonista de una época señera en la cultura chilena del siglo XX.

Formada en el Teatro de la Universidad de Chile, tuvo también una importante participación en el Teatro de la Universidad de Concepción. Junto con otros jóvenes actores creó el Teatro Experimental de la Universidad de Chile, hoy Teatro Nacional Chileno, trabajando en memorables montajes, dotada de una fuerte presencia escénica, además de una versatilidad que le ha permitido enfrentar el drama social y la comedia con equiparidad de resultados, Shenda Román se ha paseado por un amplio repertorio escénico que incluye tanto el teatro clásico como el contemporáneo destacando en radioteatro, cine, y como docente.

Shenda brilla en el teatro y el cine

Shenda Román, nació en Tacna en Agosto de 1928, hija de Elisenda Dominga Román Dobson.

Su vida de niña transcurrió en el norte hasta que a su madre le diagnosticaron cáncer y debieron migrar a Santiago, lugar donde cuidó a su madre en el hospital. Cuando tenía 15 años, Shenda, pierde a su madre y retoma sus estudios en el Liceo Europa. Era buena alumna y destacada en el área artística, su esfuerzo fue premiado con una matrícula en el Liceo Experimental Darío Salas que logró obtener gracias a una de sus profesoras. Fue ahí cuando descubrió el teatro, su pasión hasta el día de hoy.  

“¿Qué me dio por estudiar teatro? No sé, yo quería ser profesora de inglés y llegué al Pedagógico y estaba estudiando y de repente la vida social me hizo conocer a varios jóvenes que estaban estudiando actuación y no sentí, no me di ni cuenta como me acarrearon hacia la Universidad de Chile. Pero fue un buen acarreo porque ahí estaban todos los grandes maestros, tuve como profesores a Pedro de La Barra, a Agustín Siré. No sé cómo llegué a ese ambiente, pero era un espacio muy grato…Por supuesto dejé rápidamente la pedagogía y me fui a estudiar teatro”, recordó Shenda Román en entrevista para la revista digital Pioneras.

Shenda de niña que interpretaba canciones en inglés (las que fueron enseñadas por su madre), y fue la orientadora quien le aconsejó probarse como locutora, y la instó a postular a Radio Santiago. Ese fue su primer trabajo, donde conoce y comparte con actores profesionales, trabajando activamente en radioteatro. Gracias a ellos conoce las clases vespertinas de teatro de la Universidad de Chile (CADIP), donde tiene la posibilidad de aprender su pasión por el teatro y la rigurosidad de éste. Tuvo grandes maestros que encabezan la historia del Teatro en Chile como: Pedro de la Barra, Pedro Orthus, Agustín Siré, María Cánepa, entre otros.

Demostró notable capacidad dramática tanto en el teatro clásico como contemporáneo, con obras como Madre coraje, Doña Rosita la soltera, Las preciosas ridículas, El sombrero de paja de Italia, Muerte de un vendedor viajero, entre otras, pasando tempranamente a la radio, el cine y la televisión.

En el teatro, fue parte del nacimiento del Teatro Experimental de la Universidad de Chile, siendo parte del elenco por alrededor de 10 años, trabajando en memorables montajes como “Fuenteovejuna”, dirigida por Pedro Orthus (1952). Ha actuado en más de 70 obras.

En 1960 se casa con el actor Nelson Villagra trasladándose a Concepción. En esta ciudad, es parte del elenco del Teatro de la Universidad de Concepción (TUC), donde también demuestra todo su potencial y versatilidad actoral.

Shenda es una mujer multifacética; madre de dos de sus hijos y tuvo que compatibilizar la maternidad con sus compromisos actorales. Incluso, también comenzó a participar en las manifestaciones sociales y apoyó fervientemente al entonces candidato presidencial Salvador Allende.

Regresa a Santiago, luego de ser despedida del TUC en 1967. Con algunos ex compañeros del TUC como Delfina Guzmán, Luis Alarcón, Jaime Vadell y Nelson Villagra formaron la compañía “El Cabildo”. Ese mismo año presentaron Tres Tristes Tigres, de Alejandro Sieveking y esta sirvió de inspiración para el cineasta y director Raúl Ruiz, quien decidió realizar una adaptación cinematográfica de la obra con los integrantes de la compañía y Shenda obtuvo el personaje de Amanda.

En 1973 Shenda queda sola a cargo de sus tres hijos; y completamente desempleada. Su marido debe partir al exilio. En 1974 también decide salir de Chile y se instala en Buenos Aires gracias al programa de refugiados de ONU (Acnur). Al mes siguiente, Cuba la acogería en la ciudad de La Habana. El sentimiento de nostalgia que la acompañaba lo pudo expresar en los montajes unipersonales que realizó durante esta temporada; donde mostraba todas sus destrezas artísticas: bailaba, cantaba, recitaba y hacia diálogos sola. Incluso, con uno de sus espectáculos llamado “Guarda tu luz, oh patria” recorrió distintos escenarios europeos, encontrándose con un público político que entendía la denuncia de la dictadura. Además, se reencontró con el cine y en el año 1975 trabajó en la película “La Cantata de Chile”, del connotado director Humberto Solás. “…Es que fue bien bonito porque participó cuánto chileno estaba allá, incluso invitó a Nelson que viajó desde Europa para filmarla…”, recuerda Shenda Román.

Después de 12 años en Cuba y tras la separación con Nelson Villagra, decide volver a Chile, con sentimientos encontrados ya que regresaba sin sus hijos al estar estudiando uno en Cuba, otro en México y otro en Rusia.

Ya en Chile en 1988, Raúl Osorio la invita a ser parte del montaje “Pachamama” que se estrenó en el Teatro de la Universidad Católica.

Al poco tiempo su hijo Nelson “Perucho” Villagra, quien es dramaturgo y director de teatro, regresa a Chile. Juntos consiguen financiamiento desde una organización internacional para arrendar una casona e instalarse con una Academia de Teatro, es así como en el año 1989 funda el “Instituto de Artes Pedro de la Barra”. Durante siete años, estuvo formando actores y actrices, donde su pasión por el teatro y la docencia la transmitió ferviente a sus alumnos/as; sin embargo, esta academia tuvo que cerrar por factores económicos.

Luego junto a su hijo crearon la compañía de Teatro “Los Sobrevivientes”, donde realizaron algunas funciones en el Teatro del Ángel y Teatro Cinema en el año 2015 con la obra “Pre-difuntos”.

Para el Cine tiene un natural talento. Dotada de un rostro muy fotogénico y de una sensualidad tan natural como realista, características que le permitieron dar vida a personajes populares de gran solidez y contundencia visual convirtiéndose en la estrella del movimiento cultural del “nuevo cine chileno”, de los años 60.

Debutó en El tango del viudo y su espejo deformante, el primer largometraje del cineasta Raúl Ruiz, quien es el realizador chileno con mayor reconocimiento en el cine mundial, destacado al mismo tiempo entre los cineastas que más han aportado al pensamiento y la experimentación del cine de todos los tiempos, y quien también tendría a Shenda Román como protagonista femenina de Tres tristes tigres, rol que ya había hecho en teatro y en el que alcanzó probablemente su mejor actuación cinematográfica. Una de sus mejores interpretaciones es con el personaje Amanda, quien era bailarina en un club nocturno y de vez en cuando ejercía la prostitución. Desde este personaje nos acercamos a la precariedad y las miserias del mundo femenino en las cantinas nocturnas.

Más breve, pero igualmente intensa es su actuación en El Chacal de Nahueltoro de Miguel Littín. Todavía con dirección de Littín destacaría por su participación episódica en La Tierra prometida, donde sostiene con la mirada un plano-secuencia de antología y que sería su último trabajo cinematográfico antes de exiliarse a causa de la llegada de la dictadura cívico militar de Augusto Pinochet.

De regreso del exilio alternó espaciadas actuaciones con la labor docente, volviendo al cine sólo en cortometrajes. En los últimos años se ha mantenido vigente al seguir rodando películas con realizadores jóvenes; algunas de las más destacadas han sido el premiado cortometraje “La Madre del Cordero” de Rosario Espinosa y Enrique Farías, también los largometrajes “La voz en Off” de Cristián Jiménez y “Santiago Violenta” de Ernesto Díaz Espinoza.

En Cuba y Suecia seguiría actuando en cine y teatro.

Ha rechazado rotundamente la televisión, debido el bajo nivel de personajes que le ofrecen; mujeres mayores sin nada que decir y/o aportar.

Realizó una fuerte crítica a los/as creativos/as, ya que para ella, no se atreven a hablar de las problemáticas de las personas de la tercera edad. “¡Pésimo! He rechazado proyectos por lo mismo. Hace un tiempo una persona me invitó a trabajar en un proyecto de televisión. Me enviaron el guión y mi personaje, una madre, estaba llorando desde el comienzo al final del texto, contando pequeños relatos sin importancia mayor. Quiero que alguien se ponga valiente y escriba sobre una de esas mujeres maravillosas que existieron y que luchan, que no son todas unas viejas que andan arrastrando los pies. Estoy esperando ese valiente (…) ¿Cómo no habrá alguien que pueda escribir guiones con mujeres mayores pensantes y libres?”, Shenda Román (entrevista para pioneras.org)

Premios

En 2015 recibe premio Elena Caffarena por su aporte, convicción y fortaleza sosteniendo un discurso por la defensa de los derechos de las mujeres en Chile.

En 2016 recibe una Pensión de gracia por el gobierno de la Presidenta de la República de Chile, Michelle Bachelet.

En 2018 recibió un homenaje por  Sindicato de Actores, Actrices, Trabajadores y Trabajadoras de Artes Teatrales de Chile- SIDARTE.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *