HABLEMOS DE LA TELE. Propuestas desconocidas

Muchos televidentes se preguntan de qué hablan los pre candidatos presidenciales de la llamada Unidad Constituyente ahora que no está en carrera el postulante de Chile Digno, alcalde de Recoleta Daniel Jadue, quien fuera pasto tierno para el anticomunismo militante durante una larga campaña electoral antes de las primarias legales del pacto Apruebo Dignidad.

José Luis Córdova. Periodista. 10/08/2021. Muchos televidentes se preguntan de qué hablan los pre candidatos presidenciales de la llamada Unidad Constituyente ahora que no está en carrera el postulante de Chile Digno, alcalde de Recoleta Daniel Jadue, quien fuera pasto tierno para el anticomunismo militante durante una larga campaña electoral antes de las primarias legales del pacto Apruebo Dignidad.

Mónica Rincón, Constanza Santa María y Matías del Río no tienen adversarios al frente y debieron recurrir a Fabiola Campillay, a la machi Francista Linconao, a Elisa Loncón y a la Lista de Pueblo para ejercitar su maledicencia y falta de imparcialidad.

No tendría ninguna gracia consultarles a Yasna Provoste, Carlos Maldonado o Paula Narváez sobre la situación en Cuba, sobre Nicaragua o Corea del Norte y ninguno de los “moderadores” o conductores de espacios políticos, cuestionan situaciones que viven dolorosamente los pueblos de Colombia, Israel, Palestina, Brasil y el mismísimo EE.UU, mostrados como, ejemplos de “democracias” occidentales. De propuestas programáticas y cambios profundos, prácticamente nadie consulta nada a los presidenciales.

Nuevamente el Canal La Red había tomado la delantera para invitar a los precandidatos de la consulta ciudadana del 21 de agosto, pero Canal 13 se apresuró a sumarse, mientras el canal “público”, una vez se restó a un evento político de consideración. Finalmente TVN se sumó a Mega y CHV que organizó otro para el domingo 15 de julio.

En todo caso el panorama político ha derivada hacia las críticas a la Convención Constitucional y, sobre todo, con ataques a la machi Francisca Linconao, de parte de personajes como la ultraderechista Teresa Marinovic en un intento de “empate” con los cuestionamientos al ex almirante Jorge Arancibia por su negacionismo ante la dictadura de Pinochet -de quien fuera edecán- y las violaciones a los DDHH desde entonces hasta nuestros días.

Una vez más se demuestra la insensibilidad e ignorancia de periodistas y “comunicadores” que ni siquiera supieron aprovechar el cumplimiento de un mes en funciones de la CC para conocer algo de la cultura de nuestros pueblos originarios y exhibieron sus banderas y ceremonias ancestrales como meras curiosidades, sin siquiera interpretar símbolos y explicar contenidos de culturas vernaculares ignoradas por generaciones.

La presencia “democrática” de elementos de ultraderecha como Ruth Hurtado, Arturo Zúñiga, Marcela Cubillos y otros fue refrendada con la incorporación en las 9 vicepresidencias de un representante de Chile Vamos, mientras el Frente Amplio le daba las espaldas a las postulaciones de destacadas dirigentes del PC como Bárbara Sepúlveda y Valentina Miranda.

Para la televisión chilena estas actitudes discriminatorias no fueron noticias y se enfrascaron más bien en “denuncias” sobre los costos y gastos de la instalación de la Convención, tanto que llegaron a cuestionar el hospedaje de la convencional Linconao y al medio de transporte del vicepresidente de la entidad, Jaime Bassa.

Como es habitual, los canales de televisión marcaron pautas en torno a las tensiones al interior de Apruebo Dignidad; relativizaron las diferencias de Chile Vamos con José Antonio Kast y tuvieron un nuevo pretexto para atacar a la izquierda con el levantamiento de la candidatura del ex dirigente sindical Cristián Cuevas para la Presidencia de la República por parte de la Lista del Pueblo.

En tanto, tal como la presidenta del Senado Yasna Provoste se “retiró” dos semanas para preparar su programa presidencial, los postulantes a la consulta ciudadana del pacto llamado Unidad Constituyente continúan perdiendo un tiempo valioso mientras la gente sigue desconociendo las propuestas, financiamiento y forma en que ese conglomerado pretende ofrecer al país.

¿Esa es la “libertad de expresión” por la que presionan los propietarios de los principales medios de comunicación en nuestro país?: la libertad para imponer criterios, ideologías y personajes que poco o nada dicen a la inmensa mayoría de chilenos que quieren cambios profundos en nuestra sociedad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *