HABLEMOS DE LA TELE. Mínimos comunes ante las cámaras

Lo más recomendable en materia de teleseries es ver «Isabel» y tal vez «Demente» para tensionar las noches de cuarentena. Ahora viene «Pobre novio», otra producción nacional del manido tipo comedia en el Mega con Etienne Bobenreith.

José Luis Córdova. Periodista. 16/07/2021. Sería un despropósito comparar la miniserie “Isabel” (Amazon y Mega), sobre la vida de la escritora chilena Isabel Allende con los formatos y contenidos disímiles de las teleseries nacionales «La torre de Mabel», «Demente», «Edificio Corona» y  «Mi barrio», en un ejercicio de análisis creativo audiovisual que -en estos casos- sí vale calificarlos como mínimos comunes.

«Isabel» es un melodrama ficción escrito por Jonathan Cuchacovich, dirigido por Rodrigo Basáez («Los 80») y producción de Isabel Miquel con la actuación de Daniela Ramírez («Los archivos del Cardenal», «Demente» y otras) y Néstor Cantillana en los roles protagónicos. En tres capítulos recrea algunos pasajes de la vida de la periodista, sus comienzos, la situación sociopolítica, las tensiones familiares, el exilio y el éxito literario.

Sin ahondar en temas complejos, banaliza en cierto modo sus relaciones íntimas y sus inicios como escritora hasta lograr la fama y sus costos familiares. Insinuando serios conflictos, su carácter de mujer rupturista y desafiante no consigue amalgamar empatía con el personaje -digno de admiración por su trabajo literario- y de alguna manera expuesto y hasta cuestionado como figura materna. No intenta agotar ni menos ahondar en determinadas situaciones privadas de la exitosa escritora en una correcta interpretación de Daniela Ramírez.

«La torre de Mabel» (Canal 13), con la actuación de Paloma Moreno, escrita por Julio Rojas («La chúcara», «La poseída»), dirigida por Cristian Mason y producción de Pablo Avila («Romané», «Amores de Mercado», «Pampa Ilusión») es la típica historia de enredos, malos entendidos, confusiones, secretos ocultos, pasados ignorados de una comedia a menuda desatada en farsa al estilo de los antiguos sainetes de teatro de revistas. No trasciende siquiera por sus contextos ni alusiones a la contingencia, manteniéndose en el mero entretenimiento sin mayores pretensiones.

«Demente» (Mega), escrita por Pablo Illanes («Adrenalina», «Dónde está Elisa», «Perdona nuestros pecados») producida por María Eugenia Rencoret y dirigida por Patricio González con Paz Bascuñán, Benjamín Vicuña, Francisco Pérez Bannen, Ingrid Cruz y Patricia Rivadeneira tiene suspenso y drama. Un relato algo ambicioso que comienza con una acción policial que va convirtiéndose en una serie de conflictos que desnuda realidades entre personajes de distintos estatus sociales y sus cotidianeidades.

Al describir el ambiente en el seno de los aparatos policiales se refieren modus operandi, estrategias y situaciones que ponen en cuestionamiento prácticas y hábitos, no por conocidos menos cuestionables. Las relaciones entre víctimas, victimarios e investigadores trasuntan realidades contrapuestas complejas de analizar y aceptar. Pasiones, obsesiones, comportamientos equívocos, así como emociones y sentimientos son tratados con demasiada liviandad en beneficio del relato.

Es curioso que la relación lésbica entre dos adultas en «Demente» (Ingrid Cruz y Patricia Rivadeneira) no haya impactado tanto a la teleaudiencia como la protagonizada por dos jóvenes en «Edificio Corona», otra serie de entretención con el actor Fernando Godoy, Paola Volpato y Francisco Melo. Fue la ya icónica escena del candorosos beso entre Vivianne Dietz y Hitzka Nudelman («Rubí y Macarena») que conmovió a espectadores y espectadoras. Daniella Castagno y Rodrigo Bastidas, con el guión y la producción de María Eugenia Rencoret, imponen «Edificio Corona» con humor y actualidad.

«Mi barrio», una producción del animador Kike Morandé y su empresa, cubre el horario de el fenecido espacio «Morandé con Compañía» que se agotó en los nuevos tiempos por su desenfadado carácter matriarcal, homofóbico y misógeno entre otras lacras. El multifacético Godoy lleva también la batuta con solidez y empatía. Se trata, además, del mismo elenco que protagonizaba el segmento «Detrás del muro» en el programa nocturno de Mega con «Miguelito», Solange Lackington, Carlos Díaz y Fernando Farías, entre otros actores.

En tanto, TVN insiste con el inesperado regreso de la producción turca «Hercai» que había sido abruptamente interrumpida y con los últimos capítulos de «Fuerza de Mujer», también importada desde la lejana Estambul. Lo más recomendable en materia de teleseries es ver «Isabel» y tal vez «Demente» para tensionar las noches de cuarentena. Ahora viene «Pobre novio», otra producción nacional del manido tipo comedia en el Mega con Etienne Bobenreith. Verdaderamente podemos hablar en esta materia de mínimos comunes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *