El tren de mi infancia…

La vía es de trocha angosta, por lo tanto, el viaje no se hace a velocidad tan ligera. El viaje es agradable porque se cruzan muy bellos parajes de campos, bosques y río, hasta llegar a orillas del océano.

Carlos Ávila. 06/06/2021. Ese ferrocarril de ramal es el único que va quedando…en las rutas del país. Se cumplen 106 años desde su creación circulando, cubriendo el trayecto desde la ciudad de Talca a Constitución.

La vía es de trocha angosta, por lo tanto, el viaje no se hace a velocidad tan ligera. El viaje es agradable porque se cruzan muy bellos parajes de campos, bosques y río, hasta llegar a orillas del océano.

El ferrocarril de Chile fue patrimonio social y cultural del país. Los gobiernos de los últimos años, y desde la tiranía instaurada en 1973, nunca protegieron dicho baluarte.

Cada vez que regreso a ese trayecto, también retorno a los tiempos de mi infancia con el vivo recuerdo de mis padres.

Es inconcebible que en estos tiempos, un país como Chile con su longitudinal y hermoso territorio, carezca de un sistema-servicio ferroviario estatal no de calidad, sino de excelencia.

Bien dijo el poeta nacional Nicanor Parra en uno de sus versos: “Creemos ser país y apenas somos paisaje”.

Enrique Linh, también notable vate de nuestro país fue más lapidario. Tituló así uno de sus poemas “Nunca salí del horroroso Chile”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *