EL EDITORIAL. Un enorme paso de las fuerzas antineoliberales

Habrá que seguir la lucha popular sin medio, confiando en las fuerzas del pueblo, de las y los millones de chilenos que anónimamente se movilizaron, que dieron su vida, que perdieron sus ojos, que salieron a protestar, que estuvieron en los cabildos y las asambleas, que concurrieron a votar y defendieron el voto popular.

“El Siglo”. El Editorial. 16/05/2021. Revisando, casi nadie predijo el resultado de la megaelección de este fin de semana. Prácticamente en ningún aspecto.

Por tanto, causó sorpresa, junto a un júbilo social, el enorme paso de las fuerzas antineoliberales en estas elecciones.

Hoy, sumadas sus votaciones, es el sector con mayor fuerza política y cualitativa, lo que abre una buena perspectiva en los contenidos que se abordarán en la Convención Constitucional, en la conformación de gobierno regionales y comunales, y en las proyecciones de la elección presidencial donde despunta, sobre todo ahora, Daniel Jadue.

Nadie puede discutir el inmenso logro del Partido Comunista, del Frente Amplio, de otras fuerzas antineoliberales y de izquierda, de los independientes que están por las transformaciones y el efecto que esto tendrá en el país al corto, mediano y largo plazo.

Se trata de un triunfo histórico y estratégico de los sectores populares que le da continuidad y proyección a la revuelta de 2019 y a la movilizaciones sociales del 2020 y el 2021, sobre todo en acciones en torno a la crisis social y sanitaria.

Esto significó una derrota electoral, política e ideológica de la derecha. El resultado de estos comicios ratifica que el pueblo no quiere más neoliberalismo, no quiere más abusos ni injusticias, y que Chile debe iniciar un camino hacia transformaciones que permitan tener un sistema democrático sano, participativo y deliberante, un nuevo modelo de desarrollo, un Estado democrático y de derechos y, por cierto, una nueva Constitución.

Los sectores de la ex Concertación recibieron un castigo electoral infringido por el pueblo. Fue el rechazo a lo que hicieron en los últimos 30 años y a lo que siguen haciendo en esta etapa, como haber alentado un diálogo y un posible acuerdo con el gobierno de derecha una semana antes de la elección, dándole oxígeno. Y para peor, el gobierno terminó dándoles la espalda unos días antes de los comicios.

Ahora viene mucho trabajo, dedicación, buena gestión, de parte de las fuerzas antineoliberales y de izquierda, una labor que debe persistir junto al pueblo y reforzando sus demandas y propuestas.

Se abrieron aún más las anchas alamedas por donde transite un pueblo activo, comprometido y dispuesto a luchar por sus derechos. Un camino que habrá que seguir labrando con modestia y eficacia, honestidad y respuestas, para instalar un Chile Digno.

Habrá que seguir la lucha popular sin medio, confiando en las fuerzas del pueblo, de las y los millones de chilenos que anónimamente se movilizaron, que dieron su vida, que perdieron sus ojos, que salieron a protestar, que estuvieron en los cabildos y las asambleas, que concurrieron a votar y defendieron el voto popular.

Habrá que seguir dando grandes pasos para construir un gran país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *