El apoyo de la derecha a Orrego

Mario Desbordes, Manuel José Ossandón y otros personeros de RN le dieron el respaldo al candidato de la ex Concertación a la gobernación de la Región Metropolitana. Joaquín Lavín dijo que “si hubiera voto obligatorio, votaría por Claudio Orrego”. Un sector de Evópoli está por dar sufragios al postulante DC. En un mensaje tácito al oficialismo, Claudio Orrego les advirtió que “nadie es dueño de sus votos”, abriendo la puerta a recibir votación de ese sector. En la UDI, algunos dirigentes miran hacia adelante y están por negar la ayuda al aspirante democristiano porque estiman que un triunfo de él, ayudaría a Yasna Provoste, la instalada candidata presidencial de la DC.

Hugo Guzmán. Periodista. “El Siglo”. Santiago. 25/05/2021. El primero fue el senador de Renovación Nacional (RN), Manuel José Ossandón, en la primera vuelta del 15/16 de mayo. “Yo voy a votar por (Claudio) Orrego. No pertenece a mi coalición, pero para mí es la mejor persona que está hoy postulando. Lo conozco, es una persona seria, inteligente y sabe lo que hace” declaró el parlamentario de derecha. Ahora, en la segunda vuelta, en que la postulante del oficialismo a la gobernación de la Región Metropolitana (RM), Catalina Parot, quedó eliminada (cuarta en la competencia electoral), Ossandón con mejor razón le dará el voto al candidato de la ex Concertación y militante de la Democracia Cristiana (DC).

Cuando el senador dijo aquello, el aspirante presidencial de RN, Mario Desbordes, replicó: “No tengo explicación. No, no le encuentro la explicación”. Pero ahora la encontró. En declaraciones a Radio ADN dijo que Orrego “fue un buen Intendente, es una persona razonable, que tiene experiencia en esto”. Reforzó: No voy a votar por él para bloquear a alguien de izquierda, voy a votar por él porque me parece que es una buena alternativa”. Sin ni una duda explicitó que “yo voy a votar por Claudio Orrego” y añadió que “no tengo nada personal contra Karina Oliva, pero no tengo dudas de que Claudio Orrego es mejor opción”.

Con esto, sumó al menos a gran parte de Renovación Nacional y de la derecha a emitir el sufragio a favor del candidato de la ex Concertación a gobernador de la RM. Legisladores de RN como Tomás Fuentes, ya exteriorizaron el apoyo al aspirante DC.

En tanto, desde Evópoli se transmitió que no hay una decisión formal, pero se reconoció que se está analizando. El origen de eso es que hay un sector de esa colectividad que respalda la opción de dar sus votos al militante de la DC, ya que no existirían distancias tan grandes desde el punto de vista programático, y se trataría de otro caso de coincidencia entre la centroderecha y los democristianos. El diputado de Evópoli, Francisco Undurraga, expresó su apoyo a Orrego.

También en el ámbito político hay versiones de que electores de Catalina Parot se inclinarían a ir a votar el 13 de junio por Claudio Orrego en la segunda vuelta, con una primera razón de intentar parar un posible triunfo de Karina Oliva (Frente Amplio, militante del partido Comunes), y una segunda de no hacerle asco a apoyar a la DC y a un candidato “más moderado”. “Ojalá que el electorado que votó por Catalina Parot, apoye a Orrego”, dijo Mario Desbordes.

En CNN, el aspirante presidencial de la UDI, Joaquín Lavín, expuso que “si hubiera voto obligatorio, votaría por Claudio Orrego”, en otra señal de respaldo tácito. Lo valoró: “Fue alcalde, tiene experiencia, fue Intendente y creo que lo haría bien”.

En todo caso, en los pasillos de la política se da por hecho que desde la Unión Demócrata Independiente (UDI) y el ultraderechista Partido Republicano no habrá respaldo a Claudio Orrego bajo ninguna circunstancia.

Simplemente dan por perdida la gubernatura de la Región Metropolitana. Claro que en el área de la especulación nadie da garantías de que, al menos desde la UDI, no surja un voto para el candidato a gobernador.

Orrego se deja querer

Lo cierto es que Claudio Orrego, ex alcalde de Peñalolén, ex Intendente de la RM y ex candidato presidencial DC, no pidió votos de la derecha ni los ha aceptado explícitamente.

Todo apuntaría, según comentarios en varios medios de prensa, a que no dará el paso de construir un pacto o acuerdo electoral con el oficialismo para ganar la gobernación. Menos pedir sus votos.

Pero tampoco ha exteriorizado que rechaza los sufragios que vienen de RN u otras colectividades o sectores de la derecha. Es más, cuando quedó claro que pasaba a segunda vuelta contra Karina Oliva, dijo que aspiraba a recoger la votación de otras candidaturas que perdieron en la primera vuelta. Así, en general, no es particular.

Luego, lanzó una señal, sobre todo hacia la derecha: “nadie es dueño de sus votos”. Se sabe que dentro de su equipo hay una decisión, que él comparte, de que de ninguna manera se produzca un rechazo a recibir votación desde el oficialismo, convencidos de que segmentos de la centroderecha no tienen problema en ir a votar por el postulante de la DC.

No ayudar a Yasna

Algunos dirigentes de la derecha, sobre todo de la UDI, no olvidan que la elección de gobernador de la RM incidirá en la proyección de la elección presidencial.

Y si gana Claudio Orrego, y con un buen porcentaje, eso beneficiaría a la eventual candidata presidencial de la Democracia Cristiana, Yasna Provoste.

Por eso no comparten “la estrategia” de RN en este caso. Eso, considerando que la UDI tiene en competencia a Joaquín Lavín y que esa colectividad está en el camino de hacer todo el esfuerzo para que la derecha gane la presidencial y ven que respaldos a candidaturas fuera del sector, los desdibuja.

Además, en criterio de personeros de esa colectividad, también un triunfo de Orrego dejaría en mejor pie al alicaído conglomerado “Unidad Constituyente”, ya que el DC es apoyado por el Partido Socialista, el Partido por la Democracia, el Partido Radical y otros grupos más pequeños.

En la mirada de un sector de la derecha, una derrota de Orrego debilita a la DC, a “Unidad Constituyente” y genera parte de un mejor escenario “para la centro derecha”.

Ante eso se opone otra versión, que apunta a debilitar al Frente Amplio y al Partido Comunista (que respalda a Karina Oliva), a quitarle triunfos a la izquierda, y de alguna manera fortalecer el eje de centroderecha o al menos más “moderado” e institucional.

Estratégicamente dentro de la derecha hay dirigentes, parlamentarios y analistas que prefieren que la disputa central, sobre todo en una elección como la presidencial, se produzca entre candidaturas de la derecha y de la DC o la socialdemocracia liberal, dejando fuera de competencia a la izquierda representada hoy en candidaturas como las de Daniel Jadue y Gabriel Boric.

Es obvio que el debate quedará despejado y pasará a otro momento, cuando se sepa, terminada la segunda vuelta, cuántos votos obtuvo Claudio Orrego y se pueda saber a ciencia cierta cuántos votos de la derecha le habrían llegado y se habrían explicitado.

Y si gana o pierde, dentro de “Chile Vamos” habrá, sin duda, reflexiones y polémicas. También dentro de la DC y de “Unidad Constituyente”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − uno =