Cotización del cobre superó su récord histórico nominal

La libra de cobre al finalizar la semana superó la cotización récord que había obtenido durante el año 2011 en el súper ciclo de su precio. Las causales objetivas que lo explican son múltiples, así como sus repercusiones positivas para la economía nacional. Sin embargo, los grandes intereses económicos presentes en el sector destacaron relacionarlo con el proyecto de ley aprobado por la Cámara de Diputados de Royalty Minero, el cual obviamente rechazan. En la semana se conoció también el Imacec de marzo.

Hugo Fazio. Economista. CENDA. 10/05/2021. La cotización del cobre en la Bolsa de Metales de Londres cerró el 8 de mayo en US$3,699 la libra, superando en diez centavos en términos nominales la registrada el 11 de febrero de 2011, el punto más alto alcanzado durante el súper ciclo cuando registró US$4,60 el 14 febrero de 2011. En términos reales la cifra de diez años atrás se calcula en US$5,49 la libra. El precio promedio del año alcanzó ese día a US$3,97 la libra, aumentando en lo transcurrido del año 33%. Las causas objetivas del fuerte impulso, manifestó el vicepresidente de Cochilco, Marco Riveros residieron en “el buen desempeño de las importaciones de cobre bruto desde China, los cuales subieron 9,9% durante el primer cuatrimestre de este año respecto a 2020, y (…) potenciaron la tendencia a la baja del dólar e indujeron al alza en la cotización de los commodities” (08/05/21).

A ello se pueden agregar otros objetivos también presentes, como la recuperación de la economía de EEUU, que conlleva un incremento de sus importaciones; el descenso de la oferta mundial del metal (en Chile durante marzo se completaron diez meses de reducción en la producción); la disminución de inventarios en las bolsas metaleras, las cuales se ubicaron durante la semana del nuevo récord nominal por debajo de las 400.000 toneladas, cantidad inferior al consumo de siete días; así como la especulación hacia los fondos de inversión en base al cobre.

Las repercusiones del aumento en la cotización son variadas. Entre ellas figura el considerable impacto en los ingresos fiscales; en los términos de intercambio del país, que expresan la relación entre los precios promedios de exportaciones y de las importaciones, repercutiendo en el ingreso nacional bruto disponible real; y en la balanza comercial, que modifica la tendencia habitual del país a una cuenta corriente negativa. En el primer cuatrimestre, el cobre explicó el 52% de las exportaciones efectuadas al llegar a US$15.525 millones, superándose así también las realizadas en 2011 cuando fueron US$15.148 millones. Están presentes igualmente las expectoras favorables para el cobre que nacen de los requerimientos que se plantean al privilegiarse globalmente avanzar en energía verde.

Para Diego Hernández, presidente de la Sociedad Nacional de Minería, el alza en un porcentaje importante es consecuencia de la aprobación en la Cámara de Diputados del proyecto de ley de Royalty Minero, expresando así el rechazo a este proyecto de los grandes intereses económicos dominantes en el sector. El proyecto fue aprobado por amplia mayoría, 78 a favor incluyendo a tres parlamentarios de derecha (dos de RN y uno de la UDI), 55 en contra y cuatro abstenciones. Se fija un impuesto a favor de las arcas públicas sobre las ventas y no como se establece actualmente sobre los resultados operacionales, de 3% del precio ad valoren del cobre y el litio, junto a una tasa adicional que parte cuando su cotización supera los US$2 la libra, que se va incrementando si ella sube llegando a 75%. Esa tasa a la vez iría disminuyendo en la medida que la empresa incorpore procesos de elaboración en el país.

Días antes se dio a conocer el Indicador Mensual de Actividad Económica del Banco Central (Imacec) de marzo, el cual creció en doce meses un 6,4%. En ello influyó la baja base de comparación, ya que marzo de 2020 fue el primer mes en que la actividad económica nacional fue afectada por la pandemia y las medidas de políticas públicas utilizadas para enfrentarla, registrando una disminución de 3,5%. Además, marzo de 2021 tiene un día hábil más. La serie desestacionalizada, que se compara con el mes anterior, descendió en un 1,6%, siendo su primera reducción desde octubre. De esta manera, el primer trimestre anotó por primera vez en doce meses desde que se inició la pandemia una cifra positiva, 0,47%. El promedio de caída en los niveles de actividad entre abril de 2020 y marzo de 2021 fue de 5,6%.

“Este es un dato -constató sobre el Imacec de marzo el Ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda- mejor a lo esperado, pero tenemos que tomarlo con cautela. Una de las cosas que están ocurriendo -añadió- es que hay muchos chilenos que todavía no han recuperado su empleo y, por lo tanto, lo que quisiera en estas cifras de mayor actividad económica es que vinieran con mayor empleo“ (03/05/21). ¿Qué ha sucedido en este período en materia de empleo? Las cifras más recientes muestran que la recuperación de la violenta contracción experimentada en los momentos más agudos de la recesión, a julio se habían perdido 1,8 millones de puestos de trabajo, y que durante el segundo semestre se recuperó en algo más de un millón, desde hace varios meses se estancó. Retrocediendo nuevamente con las fuertes medidas restrictivas adoptadas desde fines de marzo ante el recrudecimiento de la pandemia. Cifras de Clapes UC muestran que un incremento de 10% de la población en cuarentena genera la pérdida entre 55.000 y 60.000 empleos manifestándose el efecto negativo en mayor proporción en el sector informal.

En abril, las medidas restrictivas sanitarias se acentuaron, afectando a más del 80% de la población, lo que significará en términos desestacionalizados que la actividad volverá a descender y en doce meses la cifra será más positiva al compararse con uno de los momentos más agudos de la recesión, cuando descendió 13,8%. El Informe de Percepciones de Negocios del Banco Central, efectuado entre el 7 y el 28 del mes de abril, estableció que “la incertidumbre generada por la pandemia y, en particular, por la evolución de las medidas sanitarias está afectando los procesos de tomas de decisiones de las empresas(…) más de la mitad de las empresas que respondieron la encuesta -cuantificó- tuvo una caída de su actividad respecto de enero y/o marzo de este año”. Agregando que la situación a nivel de la dimensión de las empresas fue diferente acentuando la diferenciación entre ellas. Las más grandes tienen un mayor grado de adaptabilidad, mientras que las de menos de cincuenta trabajadores más de la mitad contestaron en las encuestas que las cuarentenas más recientes les están afectando con una intensidad similar o mayor que las aplicadas en la primera ola. En general, la incertidumbre les ha llevado a postergar la contratación de nuevos trabajadores.

En el cuarto mes del año, también estuvo presente el fuerte descenso en la confianza de los consumidores, que repercute negativamente en las expectativas. El Índice de Percepción de la Economía de abril, de GfK Adimark, muestra que la confianza de los consumidores se contrajo 4,3 puntos, disminuyendo a 24,9 puntos, muy lejos de los cincuenta donde se sale de la zona de pesimismo. “Es un dato bastante malo – manifestó Max Purcell, su gerente general-, que nos pone por debajo de los niveles de agosto cuando se inició una tendencia positiva a partir del primer retiro. La caída de abril -añadió- fue transversal, afectó a todos los segmentos y a todas las regiones“ (04/05/21). El sector de la población donde el retroceso resultó más grande fue en el D/E, de la capa de la población de menores ingresos, el cual se redujo de 28,5 a 23,4 puntos. En cuanto a los factores básicos constitutivos de la encuesta la que más cayó fue “la situación compra artículos para el hogar” en 7,2 puntos, seguido por “situación país actual“ que se redujo en 6,4 puntos.

La caída en la confianza de los consumidores chilenos en abril, también lo registró el Índice de Confianza del Consumidor internacional elaborado por la consultora Ipsos donde se redujo en 2,8 puntos, constituyendo el mayor retroceso entre los 28 países incluidos en el análisis. Este se efectúa considerando la situación económica actual, las expectativas a futuro de inversiones y de trabajo. El indicador que más se contrajo fue el de inversiones. Al país lo siguió Brasil como las economías que más retrocedieron.

En las cifras sectoriales de actividad del Imacec en doce meses de marzo nuevamente, como en los meses anteriores destacó el incremento del comercio, que se expandió en un 20%. En ello siguió incidiendo los retiros efectuados del fondo de pensiones, lo cual aumenta significativamente los ingresos personales, destinándose parte de ellos al consumo, lo cual continúa constituyendo un importante factor de estímulo económico. Ahora bien, las cifras muestran que un alto porcentaje de las sumas retiradas permanecen todavía en las cuentas corrientes o a la vista bancarias. El Informe de Política Monetaria de marzo estimó que los retiros efectuados a enero ascendían a unos US$35 mil millones. De dicho total un 36,7% permanecía en las cuentas corrientes y a la vista, US$12.000 millones. Y un 15% de los ingresos recibidos se habían según sus cifras destinado a consumo, subrayando el monto destinado a bienes durables.

Por su parte, la Comisión para el Mercado Financiero entregó cifras comparativas entre las cuentas bancarias de enero 2020 y un año después. En enero 2020 las Cuentas RUT del BancoEstado, que son las más masivas, registraban $2,3 billones (US$3.200 millones), un año después los montos aumentaron en más de un 18O%, alcanzando a $6,6 billones (US$9.430 millones). Las Cuentas RUT son ya más de quince millones. Las cuentas vista de la banca privada entre las mismas fechas crecieron en 153%, pasando de registrar $15 billones a $40 billones. Y finalmente, las cuentas corrientes se elevaron en un 62% de $9 billones a $15 billones. Sumando las cuentas vista y corrientes un total de US$38.000 millones. Con el tercer retiro iniciado en el presente mes se calcula que los fondos retirados alcanzarían a unos US$55.000 millones.

En marzo, en cifras anualizadas el sector servicios aumentó en un 5,1%, su primer alza desde febrero del 2020. El aumento se produjo en los servicios personales, sobre todo los provenientes de la salud. Comparado con el mes anterior el descenso fue del 3,6%. La producción de bienes de marzo en doce meses creció 2,3%, la cual incluye la minería (+1,7 %) y la producción manufacturera (+7,7%).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + uno =