Así como vamos…

La explotación de los recursos materiales planetarios ha sido sin control, en aras del crecimiento ¡Qué contrasentido: devastar para crecer!

 Carlos Poblete Ávila. Profesor de Estado. 22/08/2021. Así como vamos…

Así como vamos…, en tanto esta Humanidad de la que somos parte y sus comportamientos, el futuro no se ve bueno…, por decirlo de algún modo.

Ese futuro…por los cometidos humanos parece muy incierto, porque la vida no está asegurada en las mejores condiciones. Recuérdese que ya en 1855 el jefe Seattle de la tribu Suwamish de los EE.UU. alertaba que luego de la devastación causada ya en esos tiempos lo que viene es el sobrevivir.

La explotación de los recursos materiales planetarios ha sido sin control, en aras del crecimiento ¡Qué contrasentido: devastar para crecer!

Un dato con base científica indica que a estas alturas del año en curso…, la población mundial ya habría consumido prácticamente la mayor parte del volumen de alimentos producidos, ¡Alarmante información!

Somos cerca de 8 mil millones de habitantes sobre la faz de la Tierra. En China nacen 20 millones de personas al año, India no va a la zaga en natalidad. El coloso asiático tendrá 1.500 millones de habitantes el año 2025.

El tema-problema…es que los humanos no somos los únicos residentes planetarios, también existen todavía…otros animales, y otros vegetales que son seres vivos y que tienen derecho a seguir viviendo.

En diversas latitudes no hay lluvias. El agua se hace cada vez un bien más escaso, además por el uso irracional de ella. Las ciudades se ven colmadas, colapsadas por millones de automóviles que consumen energía para funcionar, lo mismo que las grandes industrias. La inmensa polución es una de las consecuencias.

Ni pensar…lo que sucedería si cada habitante de los dos países asiáticos mencionados deciden y/o tienen la opción de poseer un automóvil.

Calentamiento global, altísimas temperaturas en diversas ciudades, huracanes, descongelamiento de los polos norte y sur. Destrucción, devastación, violentos sismos, guerras y, pandemia mundial, ¡Qué panorama!

El consumismo mundial que obliga a producir y a la vez devastar, nos obliga ya a razonar, a cambiar conscientemente de hábitos, de costumbres, de actitudes, de filosofía para una mejor existencia, de lo contrario…, el abismo está ahí…

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *